Capital del estado de Queensland, Brisbane está entre las ciudades más importantes y pobladas de Australia luego de Sydney y Melbourne. Es hogar de más de dos millones de habitantes que se encargan de cuidarla para que hoy sea lo que es... una ciudad cosmopolita en continuo crecimiento. Si viéramos una toma aérea de la ciudad, se podría ver cómo su río homónimo serpentea en forma de S hasta su desembocadura en el mar. Por este río navegan todo tipo de embarcaciones que ofrecen, entre otras actividades, una visita al santuario de Lone Pine, un centro de cuidado para especies de animales autóctonas que están en peligro de extinción como el koala y el canguro. Uno de los barcos más reconocidos es el Citycat que funciona como transporte público y conecta la  CBD  o "City" con  los diferentes "suburbs" o barrios residenciales de Brisbane. La City funciona como centro neurálgico económico y comercial y alberga edificios modernos e históricos. A unos kilómetros de allí, los suburbs tienen su encanto propio y ofrecen todo tipo de actividades. Repasemos a continuación los principales atractivos de la City.

Figura "S" Brisbane

EL centro propiamente dicho de la ciudad consta de unas pocas calles principales y peatonales. Existen cuatro establecimientos comerciales que tienen tiendas de todo tipo, restaurantes y cines. Se destaca el Brisbane Arcade que abrió sus puertas en 1923 y se fue renovando año a año hasta ser un paseo de compras muy moderno y concurrido. El centro alberga parques que resultan ser los pulmones de la ciudad. Entre ellos, se encuentra el Roma Street Parkland que, además de tener mucho verde en su paleta, cuida su flora y fauna y ofrece actividades como los food trucks o camionetas gastronómicas que ofrecen sabores de todo el mundo.

El Botanic Garden, uno de los parques más bonitos del mundo, vio la luz en el año 1825 de la mano de los convictos que sembraban en ese lugar para abastecer a los presos de la colonia. Está circundado por el río que es la principal fuente de alimento de árboles milenarios, flora y fauna autóctonas.  Es el lugar ideal para descansar o realizar actividades deportivas como andar en bicicleta o correr. La ciudad tiene muchos puentes, pero el más alucinante es el Story Bridge. Solo hay tres puentes en el mundo que se pueden escalar y este es uno de ellos. Una vez en la cima, regala una vista panorámica única: las montañas Glasshouse y el interior de Costa Dorada. Para los más aventureros está disponible la alternativa de descender haciendo rappel. En cambio, para quienes prefieran las actividades culturales, el museo  GoMA es una cita obligada. Sus exposiciones de carácter internacional deleitan los sentidos de sus visitantes. Pero Brisbane no termina en su ciudad, la City es solo la antesala de sus barrios residenciales, que también tienen mucho que contar.

Entre los puntos de interés más destacados de los suburbs está la zona de South Bank. Tiene una playa artificial a la que concurren cientos de personas para bañarse, tomar sol, practicar deportes y realizar las  actividades típicas de playa. Aquí también se encuentra The Arbour, un parque habitado por enredaderas y flores de infinitos colores. Sus senderos invitan a caminarlo y a encontrar tomas fotográficas de verdaderos profesionales. Otro de los atractivos de South Bank es la Wheel of Brisbane que  es una vuelta al mundo, en este caso al inagotable mundo de Brisbane. De día o de noche, ofrece vistas increíbles de todos los suburbs. Otro de los atractivos de los suburbs, es el Lovers’ Walk Path que está ubicado en el barrio de Shorncliffe y es una perlita solo conocida por unos pocos. Se trata de un paseo que bordea la porción de mar que le toca a este barrio y lo divide de tal forma, que deja de un lado el color verde y del otro el azul del mar.

Pro tip:

Time Out realizó un buen listado de hoteles para hospedarse en Brisbane, la puedes encontrar acá. De lo contrario, no olvides que Airbnb es una excelente opción! Si quieres ver los precios de los hoteles, puedes usar el siguiente link.

Finalmente aparece New Farm que es un parque ubicado en otro  barrio y regala a quienes lo visiten postales típicas de la vida australiana: picnics, celebraciones familiares, casas de madera pintadas, ferias, restaurantes y bares.

Brisbane es una ciudad cosmopolita de rascacielos surcados por un río, pero también es una ciudad que esconde rincones únicos por donde la vida pasa sin apuro y con calma. Resulta casi imposible no enamorarse de una ciudad que regala casi 300 días de sol al año... eso es Brisbane: sol, río, parques y edificios fundidos en un todo australiano.