Ciudad de personalidad austral ubicada entre las montañas y el mar, Adelaide cuenta con casi un millón y medio de habitantes y funciona como capital del estado de Australia Meridional. Se la suele llamar la "ciudad del aprendizaje" porque en los últimos años, la oferta educativa ha crecido considerablemente y se posicionó  como el destino favorito de miles de estudiantes de todo el mundo que llegan en busca de una educación de primer nivel. De la mano de una buena formación académica viene por añadidura una rica y variada vida cultural. En Adelaide los lugares destinados al arte tienen merecida su posición de privilegio.

Entre los espacios que ofrecen eventos culturales podemos encontrar La Galería de Arte de Australia del Sur (Art Gallery of South Australia) que alberga cerca de 50 mil obras de arte de Australia, Europa, Norteamérica y Asia. Sus exhibiciones y muestras brindan una experiencia única y movilizan a sus visitantes por los túneles del tiempo del arte. Pero para vivir desde adentro la cultura de una ciudad hay que mezclarse con los habitantes locales y sus costumbres, y para eso el Mercado Central es el lugar indicado. Desde hace 150 años sus puestos ofrecen un sabor australiano que enriquece aún más la mixtura cultural que se da entre residentes y visitantes. Adelaide no termina en sus museos y galerías sino que también invita a recorrer sus áreas naturales como el zoológico, el Jardín Botánico y las Adelaide Hills o colinas.

Mercado Central de Adelaide

El Zoo es una propuesta doblemente interesante porque además de estar en contacto con animales asombrosos como los osos panda, quienes lo visiten estarán colaborando con una causa muy noble, ya que el establecimiento está en manos de una organización sin fines de lucro que se encarga de la preservación de estas especies. Situado a la vera del río Torrens, brinda hogar y protección a 1.800 especies. Continuando con los recursos naturales de la ciudad, el Jardín Botánico de Adelaide y sus 50 hectáreas constituyen un paraíso de color verde en plena ciudad. Allí se respira aire australiano gracias a la flora que en su mayoría es autóctona. Finalmente, el paisaje de las Adelaide Hills nos remonta a un cuadro de vibrantes pinceladas verdes, doradas y rojizas que se entremezclan en el follaje de los arboles. Queda a 20 minutos del centro de la ciudad y allí esperan ansiosos los mejores vinos del país que acompañan una gastronomía de excelencia.


Pro tip:

Si quieres acomodacion económica, Hostel World te puede ofrecer acceso a miles de hostales. De lo contrario, no olvides que Airbnb es una excelente opción!

La ciudad de Adelaide es punto de fusión entre el oleaje del mar que baña sus costas  y las ondas de sus colinas que vigilan su cielo. Es también punto de encuentro entre educación, cultura y arte que se juntan para hacernos tomar conciencia de que sus espacios naturales deben ser conservados, cuidados y respetados.